Adolfistas y opositores le volvieron a modificar el presupuesto al Gobierno

Una vez más, diputados adolfistas y de Avanzar y Cambiemos (AyC) unieron sus fuerzas para modificar el presupuesto provincial 2019. Esta es la tercera modificación que sufre el proyecto. La primera fue la de hace dos semanas, cuando Diputados tocó el artículo 15 y añadió 494 millones de pesos en fondos para 29 municipios que supuestamente estaban siendo discriminados por el Gobierno provincial. La segunda se produjo este mismo martes, cuando el Senado, que responde a Alberto Rodríguez Saá, cambió el artículo 15, ampliando los fondos a 700 millones y destinándolos a todos los municipios de la provincia. “Cláusula del progreso” fue el nombre que recibió esta modificación.

Finalmente, la tercera modificación, que se implementó ayer y fue aprobada por los 33 votos del “adolfismo” y la oposición contra los 8 del “albertismo”, también fue sobre el artículo 15. La misma consiste en que los municipios puedan destinar este dinero a “programas relacionados con la obra pública municipal o acción social en beneficio de los habitantes de dichas localidades”; a diferencia de lo que decía el texto modificado por el Senado, el cual establecía que “los municipios deberán presentar proyectos enmarcados en el Plan de Lucha contra la Pobreza, considerándose como tales aquéllos relacionados con la cultura, educación, salud, seguridad, vivienda, deporte y comunicación”.

Otras modificaciones hechas por el adolfismo y la oposición en esta sesión consisten en establecer que el dinero les va a ser depositado a los municipios a razón de un pago por mes, a partir de enero de 2019; y en eliminar que las obras hechas por los municipios deban “ajustarse al artículo 10 de la Ley de Presupuesto, que establece las facultades del Poder Ejecutivo y del Ministerio de Hacienda para monitorear la situación del presupuesto, para que a fin de año termine equilibrado”.

Lejos de centrarse en si estas modificaciones eran buenas o no, el debate, que duró casi dos horas, fue marcadamente político en vez de económico, y se centró en el artículo 132 de la Constitución Provincial. En este contexto, el “albertismo” sostenía que el rol de la Cámara de Diputados era aprobar o rechazar lo enviado por el Senado. Por su parte, el “adolfismo” y Avanzar y Cambiemos sostenían que era posible realizar una nueva modificación y reenviarlo al Senado para una nueva revisión.

“En ninguno de los párrafos del artículo 132 habla de una nueva propuesta, bajo ningún concepto. Entonces, ponen en riesgo, creo que por una actitud caprichosa, el mejor presupuesto de una provincia en la Argentina”, dijo el “albertista” Alfredo Domínguez, quien apuntó a Cacace y también a la “nueva oposición”. “Nosotros no vamos a cometer el error de darle semáforo verde a un incumplimiento de la Constitución. Lo único que se puede hacer acá es por mayoría absoluta aprobar la revisión que ha tenido, o en su defecto, si es desechada queda rechazada”, dijo Domínguez.

Luis Martínez, también “albertista”, advirtió sobre la eliminación de las facultades del Poder Ejecutivo para controlar las obras que los municipios hagan, diciendo que es darle “un cheque en blanco” a los municipios. “Esta cuestión vuelve a estar motivada por la política y le dan un nuevo sentido al 132 de la Constitución”, dijo el legislador, señalando que “no existe la posibilidad de la tercer versión”, porque “sino nos vamos a pasar hasta el 2025 haciendo modificaciones”.

Por el lado de “la nueva oposición”, Lucrecia Santos, lejos de hacer un análisis constitucional profundo, simplemente destacó que la Cámara de Senadores tiene 7 votos, mientras que la de Diputados tiene 43. Así de simple.

José María Escudero, otro “nuevo opositor”, destacó que “este año hemos visto como desde el Ministerio de Gobierno se discrimina a los municipios” y que está orgulloso de pertenecer “al sector político que puso en agenda esta discusión”. Al respecto, cabe destacar que Avanzar y Cambiemos viene denunciando esta discriminación desde hace muchos años, pero que ha sido el “adolfismo” el que efectivamente pudo poner el tema en discusión.

Escudero también destacó que la modificación del Senado obligaba a los municipios a hacer obras relativas a “la cultura, educación, salud, seguridad, vivienda, deporte y comunicación”. “Casi todas las solicitudes del proyecto de Senadores tienen que ver no con la responsabilidad de una municipalidad, tienen que ver con la responsabilidad que tiene el Gobierno. No es responsabilidad de los municipios”, subrayó el diputado de La Toma.

A continuación, el “adolfista” Juan Pablo Funes Bianchi celebró la actitud del Gobernador de tomar el planteo de discriminación a los municipios, destacando que hoy en la Cámara de Diputados se están “debatiendo temas que no se debatían”. El diputado también apoyó la iniciativa de que se incluya a todos los municipios de la provincia, a pesar de que hace dos semanas votó el artículo que incluía a 29 municipios, pero dejaba afuera a la ciudad de San Luis y a otras dos localidades más.

“Para mi también era una contradicción que la ciudad de San Luis no estuviera. Y agradezco que se haya generado ese diálogo”, reconoció Funes Bianchi, quien luego señaló una de las mayores contradicciones que ha tenido el “albertismo” con respecto a este tema. “Decían que, cuando nosotros incluíamos 494 millones, presentábamos un presupuesto desequilibrado. Y ahora vemos, con mucha alegría, que el gobernador incluye a todos los municipios y da 700 millones. Entonces me parece que esa visión se volvió al menos contradictoria”, dijo el legislador.

Uno de los momentos más llamativos del debate se dio cuando Alejandro Cacace, presidente del interbloque Avanzar y Cambiemos, destacó “la positiva reacción” y “el gesto” del gobernador, Alberto Rodríguez Saá, con respecto a ampliar los fondos a todos los municipios de la provincia. Cabe recordar que si bien AyC viene votando junto al “adolfismo”, los legisladores de la oposición habían pedido que los fondos fueran para todos los municipios de la provincia, pero dicha moción fue rechazada por el “adolfismo” y “albertismo” unido.

“Nobleza obliga, debo decir que fue un gesto con grandeza que hizo Alberto Rodríguez Saá de reaccionar de esa manera frente al reclamo de los municipios”, dijo Cacace, quien por el otro lado consideró “superadora” la propuesta del diputado Marcelo Sosa para que las transferencias a los municipios sean mensuales.

Y en relación al artículo 132, Cacace aseguró que es posible que la Cámara de Diputados modifique una vez más el proyecto, ya que nuestra Constitución Provincial prevé la doble revisión. “Me parece que no hay que hacer tanto conflicto con que podamos hacer estas revisiones. Los legisladores estamos para eso”, dijo el presidente de AyC.

Por su parte, otros diputados opositores, especialmente del interior, aprovecharon para destacar que este año quedó en evidencia algo que ellos vienen diciendo desde hace mucho tiempo, y que es que San Luis tiene una de las peores coparticipaciones municipales de todo el país. Mientras que en muchas provincias el 21% de los recursos se coparticipan a los municipios, en San Luis ese porcentaje suele rondar el 7%.

“Vemos ese doble discurso permanente del Gobierno, decir que somos discriminados por la Nación, pero acá a su vez se comportan de peor manera en ese sentido, dándole a los municipios una coparticipación que es escuálida”, dijo Juan Manuel Rigau, de AyC, señalando que esto “no es un regalo” y que es “lo que le corresponde de por sí a los municipios.

Una vez terminado el debate, el proyecto fue sometido a votación y la nueva modificación adolfista fue aprobada por 33 votos a 8. Ahora, el proyecto volverá al Senado para su segunda revisión, por lo que la novela del presupuesto va a continuar el martes que viene, cuando la mayoría albertista tenga que decidir si mantiene el artículo 15 como lo dejó Diputados o lo vuelve a modificar. Si esto último ocurre, el proyecto retornará a la Cámara de Diputados, ya que esa es su cámara de origen, para su debate final.

Categorías: Noticias