¿Cuánto gana un ministro, un diputado y un concejal de San Luis?

La semana pasada, las polémicas declaraciones que el ministro Eduardo Mones Ruiz hizo a la prensa en contra de los diputados adolfistas desataron un torbellino de reacciones, entre las que se encuentran el revocamiento de la licencia que el funcionario tenía como diputado y acusaciones con respecto a quien trabaja y quien cobra más.

En ese contexto, el polémico ministro dijo que los legisladores cobran más de $200.000, mientras que algunos diputados, como Alejandro Cacace, contraatacaron diciendo que eso no era cierto y asegurando que Mones Ruiz ganaba en el orden de los $140.000.

Sin lugar a dudas, ambos políticos exageraron, pero, por suerte, los dos también dieron a conocer la semana pasada sus últimos recibos de sueldo.

Así es como, el recibo de sueldo correspondiente al mes de octubre de este año muestra que Mones Ruiz cobró $95.414,39. Esta cifra es el resultado de los $112.017,56 que percibe como haberes con aportes, más los $33.209 en calidad de haberes sin aportes, menos unos $50.000 en retenciones.

Por el lado de los diputados provinciales, Alejandro Cacace, que tiene 7 años de antigüedad, percibe como salario $95.149,48, o sea casi lo mismo que el ministro. Los haberes con aportes del diputado son $123.693,44, mientras que las retenciones están en el orden de los $28.543.

De igual manera, hay que tener en cuenta que los ministros del Poder Ejecutivo tienen beneficios como viáticos y vehículos del estado, mientras que los diputados cobran el súper polémico módulo extra, el cual se inventó cuando se eliminaron los viáticos y no se les permitió más nombrar empleados en la Legislatura.

Este módulo, hoy en día, es de unos $90.000 pesos y la idea es que sea usado para gastos de asesoramiento, pagarse sus empleados, realizar donaciones y otros rubros que antes eran cubiertos por viáticos o la propia Legislatura. Hay diputados que realmente usan esta plata para estos fines, pero también existe la posibilidad de que se la guarden y después “inventen” algún gasto, ya que la rendición de estos módulos nunca se hace pública. También cabe señalar que el 80% de los diputados nunca presenta proyectos de ley y ni siquiera hablan durante las sesiones, por lo que cuesta imaginar que incurran en gasto de asesoramiento alguno.

Así es como un diputado percibe por mes unos $180.000 como mínimo, ya que el monto aumenta cuando se tiene en cuenta la antigüedad de cada uno de ellos. Esta oración quizás haga enojar a algunos legisladores a los que no les gusta que los medios de prensa mezclemos o sumemos la dieta y el módulo extra; pero lo cierto es que, todos los meses, les depositan $180.000 como mínimo. Como lo gastan es cosa de ellos.

Otro factor sumamente importante para considerar en la guerra de quien trabaja más son las vacaciones. Los diputados tienen 4 meses, a los que hay que sumarles dos semanas más que, violando completamente el reglamento de la Cámara, se toman casi todos los inviernos. Los ministros, por el otro lado, rara vez se toman más de un mes y medio al año.

Por último, y para contextualizar aún más lo que ganan diputados y ministros, La Gaceta Digital consiguió el recibo de sueldo de un concejal de San Luis, el cual fue aportado por Javier Suárez, de Avanzar y Cambiemos. El recibo del concejal, que no incluye antigüedad ya que tiene menos de 5 años en la función pública, es de $53.217,25. El bruto es $72.765 ,88, mientras que las retenciones ascienden a casi $20.000.

Este último dato de las retenciones deja entrever que los diputados no solo son los más beneficiados por lo que cobran y las larguísimas vacaciones que tienen, sino también porque sus retenciones son porcentualmente menores que las de un ministro del Ejecutivo o las de un concejal.

Volviendo a los concejales, cabe aclarar que pueden nombrar hasta tres empleados políticos, cuyos sueldos son pagados por el Concejo Deliberante. A estos tres empleados se les asigna la categoría 7 del escalafón municipal, por lo que, obviando cargas familiares y otros adicionales, cobran como mínimo unos $12.000 cada uno. Teniendo esto en cuenta, se puede sacar la cuenta de que cada concejal le cuesta a la ciudad alrededor de $110.000 por mes.

En cuanto a vacaciones, los concejales tienen tres meses y, por suerte, no existe en el Concejo ese feo hábito de los diputados de tomarse vacaciones de invierno antirreglamentarias.

Categorías: Informes,Noticias