El adolfismo y la oposición lograron media sanción para la eliminación de las PAS

Ayer fue un día de victorias para el adolfismo y Avanzar y Cambiemos, ya que no solo lograron modificarle nuevamente el presupuesto 2019 al Gobierno Provincial, sino que también consiguieron media sanción para el proyecto que elimina las controversiales PAS (primarias abiertas y simultáneas) y reestablece las PASO (primarias abiertas, simultáneas y obligatorias).

Este proyecto fue aprobado por 36 a 4, lo que significa que el albertismo tuvo tan solo la mitad de sus 8 votos habituales. Esto se debió a que los diputados “albertistas ex kirchneristas”, o sea Daniel González Espíndola, Francisco Irusta y Sonia Delarco; ayer fueron más “kirchneristas” que “albertistas”, recordaron que las PASO fueron creadas durante la presidencia de Cristina Fernández de Kirchner y votaron a favor del proyecto de la oposición. El albertista restante, Alfredo Domínguez, se abstuvo de votar este tema.

El debate comenzó con un repaso histórico por parte de Alejandro Cacace, recordando que las PASO están establecidas a nivel nacional desde 2009 de manera ininterrumpida y que en San Luis se establecieron por ley en 2013, luego de un acuerdo entre todos los partidos políticos de la provincia. Cacace luego destacó algunos puntos de las nuevas PASO, como la prohibición de realizar actos de gobierno y publicidad oficial que puedan inducir el voto de la gente hasta 30 días antes de los comicios; o la fijación de un límite a los gastos electorales de cada partido político.

De todos modos, lo más interesante de este debate fue cómo quedó en claro que hay muchos que no sobreviven a un archivo, ya que diputados que hace dos años votaron a favor de las PAS y en contra de las PASO, ayer hicieron completamente lo opuesto.

Este detalle no escapó al albertista Luis Martínez, quien leyó durante la sesión versiones taquigráficas de lo que sus “compañeros” dijeron cuando aprobaron las PAS. “No voy a leer lo que yo dije, voy a leer lo que dijeron nuestros compañeros en 2017. Y tenían mucha razón. ‘No se puede obligar a votar hasta 4 veces a los ciudadanos al año, el electorado termina saturado, hay demandas muy concretas de la ciudadanía que no se pueden desoír’. Nuestros compañeros hace un año. Lo cierto es que los criterios cambiaron asombrosamente”, dijo Martínez.

Claramente, el diputado albertista dio en la tecla, por lo que este debate, a diferencia de lo que fue el del presupuesto 2019, tuvo muy pocos cruces, con muy pocas intervenciones de los adolfistas que en 2016 apoyaron las PAS y hora votaron en contra de ellas. “Sin dudas, la PAS no tuvo el desempeño que la voluntad legislativa pretendía”, comentó Pablo Zamora, presidente del bloque Sanluiseños por el Cambio, uno los adolfistas que ayer cambió de opinión.

Por su parte, la albertista María Eva Morel destacó cómo la oposición está aprovechando la interna del PJ para sacar adelante temas que tenían en su agenda desde hace mucho tiempo. “Que oportuno, ¿no? Todo junto, todo ahora. El oportunismo y los dientes de Drácula acá están a la vista”, dijo la diputada.

Ante tal declaración, el opositor Juan Manuel Rigau le recordó a la legisladora que este no es un año electoral. “Por lo cual me parece importante que podamos hacer estas modificaciones, para que no haya suspicacias al respecto de por qué una ley queda conformada o armada a gusto, como sí está acostumbrado el oficialismo”, dijo Rigau.

De igual manera, los argumentos de los albertistas también tuvieron algunos baches, ya que por ejemplo siguieron insistiendo con que con las PAS se ahorra dinero. Esto quedó comprobado de sobra que no es así el año pasado, cuando se organizó una PAS que costó más de 12 millones de pesos y solo votaron poco más de tres mil personas.

Tras una hora de debate, el proyecto obtuvo media sanción por un aplastante 36 a 4 y pasó al Senado, donde seguramente va a ser otra historia, ya que allí la mayoría es albertista.

Categorías: Noticias