Fuerte cruce de Cabrera con los otros dos miembros del Tribunal Electoral Municipal

La mañana de este miércoles, el presidente del Concejo Deliberante, Juan Domingo Cabrera, ofreció una conferencia de prensa en la que dio detalles de un enfrentamiento que tuvo la noche anterior con el juez de Faltas, Alejandro Ferrari, y con la ministra del Superior Tribunal Martha Corvalán, que son quienes integran junto a él el Tribunal de Electoral Municipal.

El origen del conflicto fueron las recusaciones que el partido del intendente Enrique Ponce, San Luis Somos Todos, realizó en contra de Ferrari y Corvalán. Según relató Cabrera, los otros dos miembros del Tribunal se “reunieron solos” a contestar estos expedientes y además cometieron otras dos irregularidades. Por un lado, el juez de Faltas y la ministra del Superior Tribunal contestaron los dos pedidos de recusación con una misma sentencia. Por el otro, Ferrari firmó, obviamente a su favor, el rechazo al pedido de recusación en su contra, y Corvalán hizo lo mismo con el expediente en contra suya.

Con respecto al primer tema, Cabrera sostuvo que lo “querían obligar a que firmara” esta sentencia, pero él se negó, argumentando que correspondía hacerlo en dos expedientes por separado, ya que eran dos pedidos de recusación distintos. “Yo acompañaba con mi voto positivo, defendiendo a esos dos miembros. Habíamos quedado con el señor Ferrari que íbamos a pasar el asunto para el jueves o viernes, en virtud de estar tranquilos el miércoles para recibir a las alianzas y partidos. De repente se encierran, no me dan participación, expiden un informe mal hecho, porque en un mismo informe contestaban dos expedientes totalmente diferentes, a los cuales les manifiesto que no es así cómo se debe trabajar. Digo esto y me avergüenzo porque son dos abogados y yo soy un constructor y un ciudadano”, relató el presidente del Concejo Deliberante.

“Después me dieron la razón y dividieron el expediente en dos, contestando a uno y contestando al otro”, dijo Cabrera, quien proveyó a la prensa de copias de la sentencia interlocutoria que contestaba los dos pedidos de recusación en un solo fallo, y también de las sentencias “corregidas”, que contestaban las recusaciones por separado.

De igual manera, la discusión continuó porque Cabrera se negó a firmar los fallos esa misma noche, aferrándose al plazo de 24 a 48 horas que le otorga la ley para tomar dicha decisión. “Yo quería que se registrara todo el evento y ellos me escondían el libro de actas. Fue triste y feo porque yo creo que son dos personas que están en la Justicia y todo lo que querían hacer era injusto”, continuó Cabrera, asegurando que los otros miembros del Tribunal amenazaron al secretario Electoral, Patricio Pastor, y que además le negaron el libro de actas al escribano que fue convocado a presenciar el hecho. La discusión llegó al punto de que se llamó a la Policía, terminando de ese modo con la reunión.

Con respecto a la segunda irregularidad, Cabrera opinó que es “como que un preso se firme la libertad, porque la recusación de Ferrari la firman Ferrari y Corvalán, y a la recusación de Corvalán la firman Corvalán y Ferrari”. En este sentido, el presidente del Concejo sostuvo que estos fallos deben ser firmados “por las personas que no están recusadas”. O sea que, por ejemplo, Cabrera y Corvalán deberían haber firmado el pedido en contra de Ferrari; y Cabrera y Ferrari la recusación en contra de Corvalán.

“Yo creo que ellos pensaron que venían a tratar con una persona que no tiene conocimiento, como nos tratan a quienes no somos del círculo de ellos. Y tienen un problemita. Cabrera lee, Cabrera se asesora, Cabrera tiene la humildad de preguntar y Cabrera no es una persona que humilla al otro cuando tiene la razón”, dijo Cabrera, hablando sobre sí mismo en tercera persona. A pesar de todo el episodio, el concejal aseguró que no tiene “ningún problema” con Ferrari y Corvalán. “El problema lo tienen ellos. Ellos aparentemente no la quieren dar a la transparencia”, concluyó el presidente del Concejo Deliberante.

Categorías: Noticias