La oposición sigue presionando por el desafuero de Blanca Pereyra

“No le encontramos mucho sentido a la urgencia”, dijo el oficialista Marcelo Amitrano.

Una vez más, la oposición legislativa, con el independiente José Giraudo y el radical Walter Ceballos a la cabeza, presionó para que se trate el desafuero de la diputada Blanca Pereyra, ex intendenta de Villa Mercedes, quien está implicada en la supuesta malversación de 2 millones de pesos. 

Adelantándose a Giraudo, Ceballos trajo a colación el artículo 125 de la Constitución Provincial, el cual establece que, “cuando se formule denuncia criminal ante la justicia contra un diputado o senador”, el tema deberá ser tratado “en la sesión inmediata en que se da cuenta del hecho”. El artículo también fija que la Cámara puede, con los dos tercios de sus votos, “suspender en sus funciones al denunciado y dejarlo a disposición del juez competente”. Desafortunadamente, la buena presentación hecha por Ceballos no fue suficiente y el pedido sobre tablas fue fácilmente rechazado por el oficialismo legislativo.

Por su parte, Giraudo pidió el tratamiento de urgencia del desafuero, argumentando el hecho de que sus propios funcionarios están desfilando por los pasillos de la justicia villamercedina y algunos corren el serio riesgo de quedar detenidos”. Y una vez más, el legislador le volvió a “sugerir” a Pereyra que lo mejor sería que ella, por su propia cuenta, se ponga a disposición del juez. “Esta causa corre el riesgo de quedar muerta, de quedar en lista de espera por los próximos 4 años”, subrayó.

Por el lado del oficialismo, fue Marcelo Amitrano el principal encargado de defender a la ex intendenta. “No le encontramos mucho sentido a la urgencia porque no demora ni detiene el normal proceso de la causa”, dijo el oficialista, quien aseguró que el expediente remitido por Cuello está siendo analizado por diputados y asesores de los distintos bloques de la Cámara, y que el bloque Partido Justicialista se va a expedir sobre el tema “muy pronto”.

El clima se empezó a caldear cuando, antes de proceder a la votación, Giraudo pidió que la misma sea nominal y preguntó si corresponde que Pereyra vote o se abstenga, algo que claramente molestó al oficialismo. “No puede afectar los derechos de un legislador, y menos del bloque Partido Justicialista y Partidos Aliados. Entonces, que (Giraudo) no venga a imponer ninguna posición, tratando de menoscabar los derechos que le ha asignado el pueblo de San Luis a ningún diputado. Me parece una falta de respeto entrar en estas chicanas políticas, menoscabando los derechos de legisladores de esta cámara”, expuso Amitrano.

“Es muy mal gusto lo que está haciendo el legislador Giraudo. Si el razonamiento del diputado Giraudo fuera cierto, él tampoco podría votar porque tengo entendido que él es denunciante. Todos los legisladores podemos votar siempre”, agregó Délfor Sergnese, dejando sin palabras a Giraudo, quien, sin embargo, recordó que simplemente había preguntado si correspondía que la ex intendenta votara.

De igual manera, cuando se procedió a la votación, el oficialismo nuevamente aplastó a la oposición y Pereyra logró esquivar el llamado de la Justicia por una semana más, o dos, ya que el miércoles que viene no habrá sesión.

Categorías: Noticias