Lo condenaron a 13 años de prisión por matar a su hermano

La Justicia provincial condenó a Oscar Alberto Ochoa (55) por el homicidio simple de su hermano sucedido en Concarán en julio de 2017. El acusado reconoció ser el autor del crimen en el juicio abreviado que se le realizó.

El sábado 15 de julio de 2017, Oscar Ochoa se presentó en la guardia de prevención de la localidad de Concarán, manifestando que venía de la casa de su hermano Walter Ramón Ochoa (48), a quien había encontrado muerto.

Al llegar a la morada, el personal policial halló al hombre sin vida, tendido en el suelo y cubierto con una frazada. En su cuerpo se evidenciaban numerosas lesiones cortantes.

Practicada la autopsia, los resultados arrojaron que la víctima presentaba múltiples heridas punzo-cortantes, sobre todo en la región del tórax y del abdomen. El tiempo de muerte al momento del examen era de 36 a 48 horas.

Entre las actuaciones sumariales para investigar lo ocurrido, se recibió el testimonio de distintas personas que afirmaron haber visto juntos a los hermanos Ochoa el día 13 de julio de 2017 en Concarán, horas previas al crimen.

También se le tomó declaración a la esposa de Oscar Ochoa, quien manifestó que su marido salió de su casa en Tilisarao el jueves 13 de julio a las 7 de la mañana, con destino a la Villa de Merlo. En su exposición, la mujer describió de qué modo iba vestido (pantalón de jean blanco, campera negra con puños blancos, zapatillas rojas con rayas blancas y una gorra blanca), indicando también que éste llevaba un cuchillo en su cintura, tal como lo hacía habitualmente.

Dijo que Ochoa regresó a Tilisarao el viernes 14 de julio, a la hora 09:00, con parte de su vestimenta cambiada; y que el sábado 15 de julio, partió nuevamente, esta vez, a la localidad de Concarán.

Asimismo, en la inspección ocular donde se halló el cuerpo, se secuestró un pantalón y una gorra que, según el testimonio de la cuñada del fallecido, pertenecían a su marido. El DNI de Oscar Ochoa también fue encontrado en el lugar de los hechos.

Posteriormente, se allanó el domicilio del sospechoso. En la casa de Tilisarao se incautaron, entre otros elementos, un par de zapatillas rojas, al parecer, recientemente lavadas. Efectuado el peritaje, se determinó que las huellas presentes en la vivienda de la víctima poseían alta similitud y congruencia con el calzado examinado.

En ambos lugares, se realizaron rastrillajes para dar con el arma objeto del delito, pero la búsqueda resultó infructuosa.

Las audiencias continuaron, y varios testigos declararon que la relación entre los hermanos Ochoa era conflictiva; que se habían agredido en varias oportunidades, incluso con arma blanca, y que existía una fuerte disputa entre los 2 por la casa de Concarán.

Oscar Ochoa fue procesado el 20 de julio de 2017, como presunto autor responsable del delito de homicidio calificado por ensañamiento (art. 80 inc. 2 del Código Penal).

En el juicio abreviado se cambió la calificación a homicidio simple por la coincidencia en el planteo del fiscal y el defensor oficial.

El fiscal de Cámara Mario Néstor Zudaire manifestó que “no surge probado de manera absoluta que el Sr. Ochoa haya tenido la intención definida de matar, ni de hacer padecer a la víctima sufrimientos innecesarios; que son elementos indispensables para que se configure el homicidio calificado por ensañamiento”.

Categorías: Noticias