Sierras de los Comechingones: se quemaron 1.100 hectáreas

El reciente incendio en la Sierra de los Comechingones que duró cuatro días dejó como consecuencia que 1.100 hectáreas se quemaron. Para sofocar las llamas trabajaron arduamente 160 bomberos de diversas dotaciones.

Damián Gómez, jefe del Programa San Luis Solidario, evaluó que el combate de este incendio de grandes proporciones “fue un gran trabajo, con una respuesta inmediata de todo el sistema de bomberos oficiales, voluntarios y de San Luis Solidario, con los cuales pudimos montar un exitoso operativo”.

Gómez destacó que se generó un gran trabajo en equipo y se activaron todos los comandos en donde estuvieron todas las áreas gubernamentales representadas, con los cuales pudieron contrarrestar este incendio que podría haber llegado a mayores.

Todo el incendio se desarrolló en terrenos con pendientes y en altura, que se extendió del Camino al Filo en Villa de Merlo hasta Carpintería, llegó hasta unos barrios de Cerro de Oro y otro privado llamado La Cascada.

Gómez reiteró que no hubo daños materiales ni físicos en los bomberos y adelantó que continuarán las investigaciones iniciadas e insistió que el 95% de los incendios registrados fueron intencionales.

Darío Szklarek, jefe del Programa Medio Ambiente, evaluó que el incendio afectó un área de 1.100 hectáreas, con diferentes niveles de incidencia, ya que en algunas zonas encontraron bajo impacto y en otras una alta intensidad del fuego.

“Esto afecta directamente a cómo el propio ecosistema se recuperará con el paso del tiempo. Un 65% de la zona afectada corresponde al sistema de pastizal de altura y el resto a zonas de bosques y bajo bosques”, describió y alertó que “luego del incendio vienen otros problemas, porque queda el suelo desnudo y afectado y puede verse erosionado por el viento y el agua, además de la ceniza que contamina las corrientes de agua”.

Anticipó que en los próximos días se estarán realizando relevamientos en la zona para ver qué tan afectado se encuentra el “banco de semillas” en el suelo y evaluar la posibilidad de que ese ecosistema pueda recuperarse solo, mientras que para el largo plazo se pensarán cierto tipo de intervenciones para restaurarlo.

“No encontramos animales heridos, pero no descartamos que se puedan acercar a zonas urbanas porque su lugar se quemó. Ante esos casos, los vecinos deben comunicarse con la Secretaría de Medio Ambiente para recuperar los animales que pudieran estar heridos y llevarlos al Centro de Conservación de Vida Silvestre ubicado en La Florida”, recomendó Szklarek.

Categorías: Noticias