Avanza el proyecto para regular las fiestas de las promociones PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Matías Nieto   
Miércoles 06 de Diciembre de 2017 06:23

Con el objetivo de tratar de tener la ordenanza para comienzos del año que viene, ayer se realizó una nueva reunión para debatir el proyecto referido a regular las fiestas que organizan las promociones de las escuelas de San Luis. De la de ayer participaron el juez de Faltas, Alejandro Ferrari, bolicheros, alumnos de escuelas secundarias, padres y funcionarios municipales como los secretarios de Hacienda, Esteban Pringles, y Seguridad, José Pereira. 

Tras la reunión, su impulsor, el concejal Roberto González Espíndola, comentó que la semana que viene se va a hacer otra, para “sacar las conclusiones y tener ya un bosquejo de ordenanza para tratar de aprobarlo en una sesión extraordinaria en lo posible, y sino quedará para el año que viene”.

“No está claro el deslinde de responsabilidad de Seguridad Ciudadana municipal y de la Policía de la Provincia. Son todos temas que tenemos que tratar y buscar consenso, además de otras particularidades que nos acaban de mencionar todos los actores que se hicieron presentes”, dijo González Espíndola, asegurando que tienen “toda la intención” de tratar de aprobar el proyecto en una sesión extraordinaria.

Por su parte, Germán Ponce, coautor junto con Juan Domingo Cabrera del proyecto que se está debatiendo, dijo que la finalidad del mismo “es que se asegure la seguridad de los jóvenes en los lugares que se festeje”. Al respecto, dijo que una de las cuestiones que se está estudiando es el número de efectivos con los que deberán contar estos eventos. Actualmente, y de acuerdo a una ordenanza vieja que se refiere de manera general a todo tipo de espectáculos, se les pide a las promociones un mínimo de 20 efectivos, lo que supone un gasto aproximado de $28.000.

“Lo que se ha incluido en esta ordenanza es que la Secretaría de Seguridad Ciudadana participa activamente de los controles de la fiesta y coordina con la Policía. En lo que hay que ponerse de acuerdo es justamente en ese número de efectivos para que esto no esté sujeto a la voluntad de una resolución y que esté fijado en una ordenanza específica”, continuó Ponce.

Obviamente, todos los concejales coincidieron en que los jóvenes no podrán ingresar alcohol a estas fiestas y menos aún venderlo. De igual manera, destacaron la responsabilidad que deberán tener los padres de los chicos para controlar que no escondan el alcohol previamente o que no lo ingresen de algún otro modo.

Ahora solo resta esperar es si el tema, que comenzó a debatirse en 2015 en el Concejo Deliberante, va a poder ser aprobado antes de que comiencen las fiestas del año que viene. Cabe recordar que el periodo ordinario de sesiones de este año ya concluyó, por lo que hay que llamar a una extraordinaria si se quiere tratar el proyecto.